Make your own free website on Tripod.com

PREOCUPAN LAS EJECUCIONES

DEL NARCO EN SUDCALIFORNIA

 

  • A pesar de que las autoridades lo niegan, la “versión social” afirma lo contrario
  • Altos índices de drogadicción acaban con la vida de jóvenes

Aún cuando autoridades estatales han negado que el narcotráfico haya sentado sus bases para operar con impunidad en Baja California Sur, existe una “versión social” que afirma lo contrario, opinó el pre candidato del Partido del Trabajo a la gubernatura, Alfredo Porras Domínguez.

 

            En coincidencia con las afirmaciones de Porras Domínguez, el senador Rodimiro Amaya Téllez dijo que los más afectados por este mal han sido los jóvenes sudcalifornianos, al tiempo de lamentar el asesinato del agente ministerial Eduardo Fernández Oyorzábal, ocurrido el anterior viernes en la mañana en lo que se presume, fue un ajuste de cuentas entre mafiosos.

 

            Alfredo Porras Domínguez, indicó que en sus visitas domiciliarias, una de las principales preocupaciones que le han manifestado los habitantes de Baja California Sur es precisamente la impunidad con la que operan bandas de narcotraficantes, principalmente distribuidores de drogas. “Ustedes se sorprenderán sobre el impresionante número de tienditas que hay en Los Cabos”, dijo a los periodistas durante una reunión.

 

            En lo que va de este año, han ocurrido tres atentados perpetrados por grupos de sicarios con armas de uso exclusivo del ejército en la entidad. En el primero de ellos, el mes de febrero fue asesinado en Los Cabos un sujeto no identificado. El 12 de marzo pretendieron ultimar al comandante de la Policía Ministerial en Ciudad Constitución y, finalmente, el viernes anterior fue asesinado el agente Ministerial Eduardo Fernández Oyorzábal.

 

            Al igual que el problema de consumo de drogas, el pre candidato del PT a la gubernatura comentó que se ha incrementado el número de los llamados “centros de rehabilitación para alcohólicos y drogadictos”, situación a la que “el sector salud cierra los ojos”. Agregó que en su campaña rumbo a la gubernatura ha visitado ya 17 mil domicilios y “casa por casa nos han pedido que acabemos con la drogadicción y eso dado a que el narco no respeta ni credos ni estratos sociales”.

 

            Por su parte, el senador Rodimiro Amaya Téllez se ha pronunciado por elevar penas a personas que participen en la delincuencia organizada en todos los órdenes, “incluyendo sicarios, matones, distribuidores de drogas y los que las producen”.