Make your own free website on Tripod.com

pelicanos.jpg

NO DETERMINAN AÚN A QUÉ SE

DEBE MUERTE MASIVA DE PELÍCANOS

 

  • Revelan que este fenómeno de presentó también el año anterior, pero “nadie dijo nada”
  • A la fecha, más de quinientos pelícanos han aparecido muertos
  • Se pensaba que era parasitosis, pero los ejemplares analizados han muerto de hambre, según informe preliminar

Aunque en un principio se sospechaba que la muerte masiva de pelícanos que ocurre en costas de Baja California Sur se debía a una parasitosis, nuevos estudios revelan que en realidad el deceso de estas aves es por inanición, es decir, mueren de hambre.

 

Desde hace dos meses se dieron a conocer los primeros reportes sobre este extraño fenómeno y a la fecha, han sido encontrados en las playas sudcalifornianas más de 500 pelícanos muertos pero se teme que esta cifra pudiera ser tres veces mayor, debido a que existen muchas áreas inaccesibles y muchos más han caído en mar abierto.

 

Conforme a los últimos reportes científicos dados a conocer por estudios aplicados en ejemplares muertos por parte de la Procuraduría Federal de Medio Ambiente (PROFEPA) y del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR), se ha descartado que este fenómeno se deba a enfermedades de aves como la influenza aviar, newcastle o bond.

 

Por estudios preliminares se ha determinado que los pelícanos de Baja California Sur están muriendo de hambre, pues al momento de su deceso pesan sólo un kilogramo, cuando el peso normal de estas aves es de cuatro a cinco kilos, además que tienen sus estómagos vacíos, como si en varios días no probaran su principal alimento que son los peces. Además estas aves han mostrado un alto grado de parasitosis y deshidratación por intensa diarrea.

 

La delegación de la PROFEPA dijo que para profundizar en la investigación de este fenómeno requiere de recursos financieros, para determinar exactamente por qué se están muriendo los pelícanos de Baja California Sur ya que, según datos en poder de esa dependencia, un fenómeno similar se registró el año anterior, pero “nadie dijo nada”.